MIEL

Propiedades de la miel

  • Desde Antiguo, ha sido un gran conservante para distintos alimentos. La miel, de hecho, nunca se estropea ni se llena de moho.
  • Como endulzante natural.
  • Complemento alimentario ideal para gente con necesidades energéticas importantes (niños en época de crecimiento, convalecientes, deportistas, etc.).
  • Calma la tos y tiene un efecto expectorante.
  • A nivel externo (tópico) desinfecta las heridas y favorece su cicatrización.
  • Ayuda a nuestra digestión por su aporte de enzimas.

Información nutricional de la miel (por cada 100 g.)

  • 350 calorías.
  • 80% de hidratos de carbono. Aporta azúcares como la glucosa (30%), fructosa (40%), maltosa (7%), sacarosa (5%) y pequeñas cantidades de isomaltosa, rafinosa y erlosa.
  • Enzimas (amilasa, catalasa, invertasa, proxidasa, diastasa y lipasa).
  • Aporta minerales y vitaminas que, aunque en poca cantidad, tienen un buen nivel de absorción (potasio, calcio, magnesio, hierro, vitaminas A, C, D, E, K y las del grupo B.

¿Sabías que…?

La miel ideal es la que se obtiene por centrifugado manual y que nunca se calienta  más de 45ºC. Suele quedar más espesa y su color y textura pueden ser irregulares. Así mismo, variará con la temperatura (más líquida en verano y más espesa en invierno).
Su color depende del alimento del que liben las abejas. Algunas plantas darán miel más clara (azahar, acacia, romero, etc.) y otras más oscura (tomillo, encina, etc.).
Los beneficios de la miel son muy similares de una a otra pero el hecho de que se obtengan de una planta u otra le dará parte de sus beneficios medicinales, y un color y textura peculiar.